Fisterra, conocida por algunos como la última perla de Occidente, es un lugar donde se entremezclan a la perfección naturaleza e historia.